Tu estás en: Inicio  »  Comentario Zeta

Comentario Zeta

Miercoles, 08 de Noviembre 2017 | 06:00     ¡Calificanos!     14    0

Comentario Zeta

Comentario Zeta





Por Carlos Z. Cadena



 



Castellanos lanza una aplicación para que se denuncie el acoso sexual en la capital de Chiapas.



Uno de los graves problemas mundiales y donde México no es la excepción, es sin duda el “fatídico “acoso sexual”, donde las mujeres están expuestas en sus centros laborales a que sufran este tipo de provocaciones,  y hoy Chiapas le está entrando a esta lucha  de violencia en contra de las mujeres. Se entiende como acoso sexual  la intimidación o coerción de naturaleza sexual, o la promesa no deseada o inapropiada de recompensas a cambio de favores sexuales. En la mayoría de contextos jurídicos modernos el acoso sexual en el siglo XXI es ilegal.



En un escenario ejemplar y de absoluta defensa de la mujer chiapaneca, el presidente municipal de Tuxtla Gutiérrez, Fernando Castellanos, presentó la aplicación telefónica “Tux Sin Acoso”, un instrumento que busca fortalecer el combate a la violencia contra las mujeres, a través de la denuncia anónima. Castellanos señaló  que mediante este instrumento de denuncia ciudadana, se impulsa la consolidación de un frente común para combatir y erradicar la violencia contra las damas, problemática que representa una prioridad para la agenda municipal en la capital chiapaneca. Explicó que la aplicación móvil recopila información a través de denuncias anónimas, las cuales permiten mapear zonas en Tuxtla Gutiérrez con ocurrencia de acoso sexual callejero.



Indicó que a través de un formulario sencillo, de manera anónima y detallada, la población puede realizar su denuncia del acoso del cual haya sido víctima o haya atestiguado, con el propósito de generar estadísticas y estrategias para la atención y erradicación del mismo. Aseguró que no se bajará la guardia en el combate a la violencia de género, a fin de garantizar una vida digna, segura y de bienestar a la población femenina.



Dijo que combatir la desigualdad estructural entre hombres y mujeres, al garantizar en todo momento el respeto a los derechos humanos, es un compromiso que hemos hecho en el Ayuntamiento y por el cual, hemos creado esta aplicación que nos ayuda a atender de manera puntual la Alerta de Género.  El munícipe agregó que este esfuerzo se suma a la aplicación “Tuxtla Digital”, con la cual se pueden reportar casos de abuso y violencia, además de brindar, del mismo modo que “Tux Sin Acoso”, un botón de alerta que permite georastrear a la usuaria en caso de alguna emergencia mediante el Cavip y enviar unidades de atención para proteger a la persona.



Ojala que esta aplicación municipal se pueda llevar a otras ciudades de Chiapas y que el Congreso del Estado, asuma un papel para darle más valor a la legislación local sobre este tema de controversia y debate. Muchas veces por nuestra falta de cultura no le entramos a estos temas de análisis y discusión, pero que son necesarios para la modernización y renovación  de nuestra sociedad Chiapaneca.



 



Preocupante y grave el delito de acoso sexual en México.



Según un estudio de la investigadora social, Ivonne Vargas,  en México, los casos de acoso sexual hacía las mujeres (sin considerar otro tipo de hostigamiento) superan los 50,000 al año, pero únicamente 40% de estas situaciones llegan a denuncia, según estimaciones de la Secretaría de la Función Pública. A nivel mundial, 12 millones de mujeres sufren acoso, de acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Ese número es suficiente para que Europa considere en su legislación laboral este tema como un riesgo laboral. En México aún no se alcanza éste estatus, pero el problema existe. "Lo que sucede es que 90% de las veces la persona calla y prefiere buscar otro empleo antes de denunciar”.



La recesión de contrato es una realidad para 25% de las personas en el país que sufren acoso sexual, según números que maneja el Instituto Nacional de las Mujeres. Eso es lo conocido por cifras, pero hay otros aspectos poco estudiados sobre el acoso e igual de relevantes, como el daño a la productividad. Una persona acosada pierde enfoque en su trabajo y confianza en sí y el entorno, lo que dificulta o frena su adecuado desempeño. La OIT describe como acoso sexual un acto en el que hombre o mujer realiza de forma indebida, por cualquier medio, requerimientos de carácter sexual, no consentidos por la persona afectada. La Ley Federal del Trabajo refiere en el artículo 3Bis que “es una forma de violencia que, si bien no existe la subordinación, hay un ejercicio abusivo del poder que conlleva a un estado de indefinición y de riesgo para la víctima”.



Tanto acoso como hostigamiento son figuras contempladas por la legislación en México, pero con diferente definición. La Ley General de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia establece el hostigamiento como ejercicio de poder que se realiza en el marco de una relación de subordinación laboral y se expresa en conductas verbales, físicas o ambas. El acoso es otra forma de violencia, pero donde no es necesaria la subordinación. Un aspecto importante de la reforma a la Ley Federal del Trabajo, de 2012, es contemplar la figura de acoso sexual y determinar que no es necesario que exista posición jerárquica (es decir, que se cometa de superior a subordinado) para demandar este comportamiento. “La persona puede demandar acoso por parte de otro colega, de igual nivel, pero el miedo a perder el trabajo, u otros prejuicios, se colocan como uno de los principales obstáculos para manifestar este comportamiento”, agrega.



 



En México, el tipo de acoso laboral más extendido es el congelamiento, que consiste en ignorar y 'hacerle el vacío' a la víctima. En México no hay datos o cifras oficiales sobre los diferentes tipos de hostigamiento, es importante denunciar en la empresa o ante autoridades cualquier insulto, maltrato o insinuación, pues lo que comienza como mobbing (una relación negativa de maltrato entre colaboradores por tiempo prolongado) puede convertirse después en un acoso con mayores consecuencias. “El acosador suele ser hábil en disfrazar una insinuación con amenazas o promesas, lo que va en detrimento de la persona”, detalla Flores.



 



Tener un reglamento interno para el colaborador donde se especifica qué hacer ante acoso y cómo generar una denuncia es el primer camino para frenar y atender esta problemática. De no contar con esa herramienta, es importante solicitar asesoría de un abogado y levantar la demanda.  Hoy algunos ministerios dan trámite al acoso sexual con la simple declaración y con eso al menos se gana meter presión al acosador



Aunque ese escenario es una posibilidad,  es una realidad que en la mayoría de los casos se continúa solicitando reunir testigos, videos, correos electrónicos y la mayor evidencia posible. Pero hay medidas que pueden apoyar a la víctima para notificar este comportamiento, como presentar una queja ante el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), la Secretaría del Trabajo y Previsión Social y ante el Ministerio, pero con apoyo de un abogado. Ganar un juicio por acoso sexual implica, para la víctima recibir una indemnización equivalente a tres meses de salario, más 20 días de salario por cada año de servicios prestados. A ello hay que sumar el pago de prima de antigüedad y, si el acosador fue un compañero de trabajo, la víctima puede pedir la recesión laboral de esa persona.

Erisel
Categoria(s): Comentario Zeta , Columnas

COMPARTIR NOTA

COMENTARIOS

  • No hay comentarios

DEJA UN COMENTARIO