Tu estás en: Inicio  »  VERSIÓN ESTENOGRÁFICA

VERSIÓN ESTENOGRÁFICA

Martes, 07 de Enero 2020 | 08:35     ¡Calificanos!     32    0

VERSIÓN ESTENOGRÁFICA


  • Discurso del Director General del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo, en el marco del Día de las Enfermeras y los Enfermeros 2020, que encabezó el presidente Andrés Manuel López Obrador, en las instalaciones del Centro Vacacional IMSS Oaxtepec



Zoé Robledo.- Licenciado Andrés Manuel López Obrador, presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, con su permiso.


 


Señor gobernador Cuauhtémoc Blanco, secretario Jorge Alcocer; a todos los integrantes del presídium, y quiero saludar en especial a todas las enfermeras, a los enfermeros del Seguro Social, del ISFAM, del ISSSTE, de la Marina, de Pemex.


 


La gente que vino del estado de Morelos, desde luego, de la Ciudad de México, de Jalisco, del DIF, del Politécnico Nacional, de la UNAM y de la UAM y de los institutos nacionales.


 


Gracias y muchas felicidades en su día. Lo mismo a todas y todos los galardonados de hoy.


 


Hoy, igual que siempre en nuestro país, las enfermeras han sido fundamentales, protagonistas activas de las grandes transformaciones del país.


 


Antes de la Primera Transformación, durante la Colonia, existía ya un antecedente de esta profesión en la figura del Real Protomedicato, que tenía justamente la responsabilidad de administrar un sistema en donde mujeres y muchas religiosas prestaban servicios al cuidado de la salud.


 


Sin embargo, durante el movimiento armado por la libertad, cientos de mujeres tuvieron con sus instrucciones y con una enorme vocación que salir a curar y salvar vidas; a atender a combatientes en lo que muchos conocen como auténticos hospitales de sangre.


 


Durante la Segunda Transformación de la vida pública de México hubo importantes cambios también. La Reforma trajo consigo la salida de la religión de la asistencia hospitalaria.


 


Fue el 2 de febrero de 1861 cuando el presidente Benito Juárez declaró la secularización de todos los hospitales de beneficencia pública, que hasta la fecha habían sido administrados por autoridades eclesiásticas, y entonces fue que encargó al Gobierno de la Unión el cuidado, la dirección y el mantenimiento de todos los establecimientos.


 


Entonces, la responsabilidad de lo que hoy entendemos como enfermería recayó en la Hermanas de la Caridad. Estas mujeres, sí, de fe, pero sobre todo de un amplio sentido humanista.


 


Fue la creciente demanda de servicios de salud lo que llevó a las autoridades sanitarias de finales del siglo XIX, a pensar en la profesionalización de los servicios de enfermería, que finalmente llegó con el nacimiento de la Escuela de Enfermería en el Hospital General de México, en 1907.


 


Y al inicio de la Revolución, la Tercera Transformación del país, la lucha armada también requirió nuevamente de las portadoras de la luz. Ahí está la historia de Leonor Villegas, conocida como La Rebelde, que en marzo de 1913, tras un ataque en Nuevo Laredo, cruzó el Río Grande junto con dos amigas para ayudar a los revolucionarios heridos.


 


Fue ella la que financió su brigada Cruz Blanca y en enero de 1914 transformó su casa, el garaje y una escuela, en hospitales para tratar a gente en ambos lados de la frontera.


 


Si en las tres transformaciones ha estado presente la valentía y la nobleza de su vocación, eso nos obliga a pensar cuál es el reto de la enfermería en tiempos de la Cuarta Transformación.


 


Déjenme decirles que desde el Seguro Social sabemos algo: que la transformación de nuestra institución será con ustedes o no será posible.


 


Déjenme parafrasear al presidente López Obrador cuando dice: con el pueblo, todo; sin el pueblo, nada.


 


En el IMSS, con las enfermeras, todo; sin las enfermeras, nada.


 


Y por eso, amigas y amigos, ahora que vienen tiempos de mucho trabajo,  de mucho esfuerzo, y para que éste no sea solamente un discurso y para que no sea solamente el apapacho anual, permítame, señor Presidente, compartirle a  todas y a todos cuatro acciones, cuatro beneficios concretos que durante el primer año del gobierno empezaron en el Instituto Mexicano del Seguro Social a favor de las enfermeras y que tendrán que concretarse no durante toda la administración, se tendrán que concretar en este 2020.


 


El primero, en el Instituto Mexicano del Seguro Social lanzamos en diciembre de 2019 una convocatoria abierta y transparente para cubrir nuevas plazas, es la más grande de nuevas plazas que se ha abierto en el Seguro Social en muchos años, un total de 2 mil 816 de nueva creación solamente de enfermería, acción clave para el Programa de Hospitales de Tiempo completo. 



Segundo, en segundo lugar, hemos modificado los lineamientos de selección para los directores de las Unidades de Medicina Familiar que anteriormente sólo se permitía que los nombrados fueran médicos, antes de que termine el primer trimestre del 2020 estaremos nombrando a la primera enfermera de la historia directora de una UMF.


 


El tercer punto,  y me es muy grato poder anunciarles en este día tan  especial y que sean ustedes las primeras en saberlo, que derivado del concurso que instruyó el Presidente para cambiar las delegaciones en Oficinas de Representación y que fuera el personal de base que a partir de su trayectoria, de su conocimiento, de su esfuerzo y en un examen, en un concurso ocupara estos lugares representando al IMSS en los estados, este año tendremos al primer grupo de enfermeras que serán titulares de las Oficinas de Representación, ante delegaciones del IMSS. La próxima semana, la próxima semana, sabrán cuántas son, cuántos son y quiénes son.


 


Y por último, a partir de las recientes reformas a la Ley General de Salud, que apenas entraron en vigor el primero de enero de este año, ustedes lo saben, ya las enfermeras podrán recetar algunos medicamentos del Compendio Nacional; sin embargo, esto quedó sujeto a que la enfermera o el enfermero  tenga el título de Licenciado en Enfermería, por eso en los próximos meses el IMSS tiene que trabajar muy duro para sumarnos a lo que ya es una tendencia de todo el Sector Salud, el reconocimiento del título de Licenciado en Enfermería.


 


A esta acción, quiero decirles que en las siete Escuelas de Enfermería del IMSS se está ampliando también la oferta académica para ofrecer por primera vez el grado de Maestría y de Doctorado, porque ustedes son incansables  en su formación permanente.


 


Amigas y amigos, señor Presidente, este año como lo ha dicho ya el doctor Alcocer se cumplen 200 años  del nacimiento Florence Nightingale madre de la enfermería del mundo, la que nos heredó la luz, y yo quiero despedirme con dos ideas, una muy simple: algo que decía ella cuando le preguntaron a qué atribuía su éxito, solamente dijo algo: nunca di y nunca recibí un excusa.


 


Y lo último,  que yo quiero invitarlas a todas y a todos  a que ese espíritu, a nunca recibir una excusa, a nunca dar una excusa, que ese sea el espíritu de las enfermeras y enfermeros en la Cuarta Transformación.


 


Y que todos los días y en todos los lugares recordemos la sabiduría popular que dice: que quien salva una vida es un héroe, pero quien salva 100 es una enfermera.

Muchas gracias y felicidades.

Erisel
Categoria(s): Nacional

COMPARTIR NOTA

COMENTARIOS

  • No hay comentarios

DEJA UN COMENTARIO