Tu estás en: Inicio  »  PUNTOS CARDINALES: Pretendidas reflexiones con tintes tercermundistas

PUNTOS CARDINALES: Pretendidas reflexiones con tintes tercermundistas

Martes, 18 de Junio 2013 | 23:55     ¡Calificanos!     536    0

PUNTOS CARDINALES: Pretendidas reflexiones con tintes tercermundistas

Por Oscar Palacios

Pretendidas reflexiones con tintes tercermundistas:

Retornó el partido único  del sempiterno priísmo: el pripanperredismo ahora llamado Pacto por México con su líder supremo Peña Nieto y sus tres cochinitos.

No hay tal cambio climático: el clima sigue igual: represión, comicios amañados, impunidad, descabezados y el largo etc

La banca de desarrollo en acción punitiva; un billón de pesos para activarlo. Remember Banrural, mejor conocido en la época de oro del priísmo como Bandidal

Andrés Granier va a necesitar cientos de litros de cloro para “lavar su imagen” O a lo peor tiene alguna  fórmula secreta, un as bajo la manga, para salir del hoyo que tiene al frente. La enfermedad como estrategia jurídica. Ah, esa doña Elba, sigue enseñando.

Reynoso Femat, ex gobernador panista de Aguascalientes,  es el que más merece que lo metan al bote por poquitero. Ya le dictaron formal prisión por desprestigiar a sus pares, aquellos que se llevan miles de millones y ni quien les haga nada, como los Moreira los fidelesherrera, Marín, Sabines y otro etc.

Los creativos del Centro Fox ya tienen la mercadotecnia para la futura empresa de don Chente, la Martijuana, al verde que lo hará trepar hasta las nubes.  

Existe uno de la clase alta por 49 de la baja. La alta, también son conocida como la clase hampa: han logrado el capital gracais a la evasión de impuestos y el tráfico de influencias. La baja, simplemente jodidos.

Fuentes dignas de todo crédito ( así decimos cundo inventamos algo) me informan que Juan Sabines está en la luna. Bueno, con una bachita, un pomo y otros menjurjes, como no. ¿Existe la extradición?

Juan Díaz de la Torre, del SNTE, resultó un buen Judas. Heredero de la franquicia gracias a la “maestra”, ahora la llama paleolítica. No se mordió la lengua.

Y saltando a lo internacional, nos vamos al Vaticano y su lobby gay. El problema no es la putería sino la hipocresía. Se escudan bajo la sotana. Deberían salir del santo closet y san se acabó. 

Chiapas

Que pronto habrá cambios en el gabinete estatal, díjole Velasco Coello a Osorio Chong. Sí, el 8 de diciembre de 1918.

Ya les dicen los siete samurais. Ese es el número de los siete íntimos del gobernador Velasco Coello. Tres son fuereños, para variar: Sandoval, Herrera y Muñoz y cuatro locales: Eduardo Ramírez, Fernando Castellanos, Eduardo Zapata y un tal Guirao, presunto cunca del inefable rata Nemesio.

El gobernador MVC permitió la llegada al poder al “cártel de los leones”. El papá Oscar, histórico jefe del clan, atracador de familias humildes –Ay, fraccionamiento La Misión—y sus herederos Itzel. Diputada y hoy manipulando a las mujeres, Pancha, diputada, Maya, sacrificado candidato por la alcaldía tuxtleca, Pacha y en fin, toda una familia siciliana. Por eso andamos como andamos.

Al senador Luis Armando Melgar se le fueron hasta la yugular los que temen el ascenso en su carrera política. El hecho de que uno de su colaboradores haya resultado feminicida no le incumbre al senador. Fue un asunto claramente pasional y muy lamentable. LAM salió al quite con estilo. Se puso bravo, pues. Bien.

El partido Orgullo Chiapaneco (POCH) debe desaparecer. Es una bofetada a la situación económica actual estar tirando ese dinero a la basura. Se sigue esperando que se ponga orden en la casa chiapaneca.

Roberto Domínguez Castellanos, rector de la UNICAH, ha resultado un atinado gestor para beneficio de la institución. Sin embargo le siguen poniendo piedras en el camino. Hay dos que tres ambiciosos sin trayectoria académica que tratan de derribarlo con el apoyo de unos diputadillos que no saben legislar pero como grillan.

Otro que tendrá que aguantar es Bayardo Robles Riqué, secretario de infraestructura o como se llame. Ya le iniciaron su campañita desprestigiadota. El origen del panfleteo sin sustancia huele a Vival, es decir, Vidal. 

Y ya con esto me despido: texto que leí en la presentación del libro del Dr. Alfonso Morales Zúñiga, La alegría de vivir. En torno al cáncer:

“Cuando el Dr. Alfonso Morales Zúñiga me invitó a comentar su libro, quedé extrañado. Le dije que era un lego en la materia y  en cuanto al cáncer, la única relación que tenía era la lectura de la novela Trópico de Cáncer, de Henry Miller y además, la casualidad de que mi signo del zodiaco sea cáncer.

No quise ser descortés frente la petición de un ser humano a quien admiro y a quien nos une una amistad que viene de su familia, de doña Quetita, su madre, mujer de recio y tierno carácter;  de Ruth y Enrique, queridos amigos de larga data.

Y quizá me animé porque escuché por la radio, mientras manejaba, que un símbolo de la mujer en plenitud, bellamente sensual, la actriz Angeline Jolie,  había decidido, como medida preventiva radical, una mastectomía bilateral a sus 37 años. Impactante decisión  porque pudo darse el acaso de que nunca se desarrollara la enfermedad.

Después, me di cuenta de  que en la sociedad actual el tema del cáncer es recurrente. Convive con nosotros en sus distintas manifestaciones. Sólo en México mueren al año más de cinco mil mujeres por  cáncer de mama. Es un tema que normalmente eludimos y sin embargo, se hace presente en algún ser querido. Una hermana y varias amigas me lo recuerdan.

Al recibir el libro me encontré con la primera paradoja: ¿Por qué se titula La alegría de vivir si es un tema fuerte, emocionalmente perturbador? Al caminar por sus páginas encontré la respuesta. Nuestro cuerpo es una perfecta arquitectura que le da cauce a la expresión de nuestras emociones. Un templo donde reza la vida, diría el clásico.

Ante eso debemos olvidarnos de tabúes y mitos absurdos y conocernos, explorarnos y prevenir siempre. El cuerpo no tiene ninguna parte vergonzante. Nuestra primera obligación es, diría,  tener control del mismo y atender con oportunidad cualquier aviso.

Algo que se agradece en la narrativa del Dr. Morales Zúñiga es el lenguaje llano. Temía un texto lleno de latinajos y esos nombres estrambóticos que sólo entienden los iniciados y no, la lectura, fluye con naturalidad. El símil, baste el ejemplo, entre la formación de un país y el conjunto de órganos y sistemas que forman un ser humano, es de una claridad meridiana.

En quince capítulos responde a las principales preguntas en torno al cáncer de mama. Va desde la definición de cáncer hasta los grupos de apoyo. Advierte sobre los mitos en torno al tema. Habla sobre los padecimientos benignos, sobre el diagnóstico, las biopsias, radioterapia, quimioterapia, hormonoterapia y algo vital: cómo vivir con el diagnóstico, como vivir nuestra vida social y aprender a admitir que cáncer ya no es sinónimo de muerte.

Y no lo es si las mujeres le agregan a su sexto sentido, el séptimo: la prevención. No se vale que en un mundo global, donde la información, cierta o incierta, nos llega día a día por todo lados, mueran tantas. Y los hombres también. Es absurdo que se desarrolle un cáncer de próstata por un prurito machista. Ya pueden dormir tranquilos, hay un antígeno para detectar el mal. Debo aclarar que el antígeno detecta pero no define. Mantendrán la virginidad pero pueden perder la vida. No queda más que el digital rectal. Más vale prevenir que perder la alegría de vivir.

Y es que en esta sociedad de consumo estamos más preocupados por comprarnos un auto, unos zapatos, un vestido o irnos de fiesta que visitar con regularidad al médico para saber cómo andamos. Sólo tenemos una oportunidad de vida y vivirla sin dolor, sin miedo, es el más alto valor que pueda tener un ser humano.

La sombra que nos acompaña durante lo días de sol y que se esconde por la noches es la fiel acompañante en nuestra vida terrenal. Cuando esa sombra desaparece es sustituida por la sombra eterna, la muerte. Es una realidad ineludible y ante eso, sólo nos queda la alegría de vivir en plenitud el tiempo que nos toque andar por este barrio planetario.

Me congratulo  que  el Dr. Alfonso Morales Zúñiga me haya permitido una vez más, a través de su libro, acercarme a su humanismo. Su trayectoria lo define como un hombre de compromiso social. Un profesional que ha brindado luz en el túnel más oscuro. Un intelectual de la ciencia médica que ha dedicado su vida entera a escudriñar los vericuetos del conocimiento en la materia, para el bienestar de sus pacientes. Un irredento promotor de los cuidados que debemos tener de nuestros cuerpos. La ética como escudero de su entrega al ideal  de servicio”

ospal2@hotmail.com

Categoria(s): Columnas , Puntos Cardinales
Etiquetas: Política , Columnas

COMPARTIR NOTA

COMENTARIOS

  • No hay comentarios

DEJA UN COMENTARIO